Inicio

Poradmin

Galicia en la primera comunidad que pasa a la nueva normalidad, reduciendo las restricciones en los servicios funerarios

Desde este lunes 15 de junio, el 70% de España se encuentra en la fase III del proceso de desescalada y Galicia es la primera comunidad en estrenar “la nueva normalidad“. Así, lo refleja la resolución de 12 de junio, de la Secretaría General Técnica de la Consellería de Sanidad de esta Comunidad Autónoma, por la que se da publicidad del Acuerdo del Consello de la Xunta sobre medidas de prevención necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, una vez superada la fase III del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG), la resolución especifica en cuanto a los servicios funerarios que los velatorios podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, debidamente habilitadas con un límite máximo, en cada momento, de sesenta personas en espacios al aire libre o de treinta en espacios cerrados, sean o no convivientes.

galicia sale de las fases

Asimismo, dicta, la participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de setenta y cinco personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

También deberán establecerse las medidas necesarias para procurar mantener la distancia de seguridad interpersonal en las instalaciones o, en su defecto, la utilización de medidas alternativas de protección física con uso de mascarilla.

Por último, y además del cumplimiento general de las medidas de higiene y prevención establecidas, en el caso de que en el local se preste algún tipo de servicio de hostelería y restauración, se ajustará a lo previsto en las condiciones establecidas para los establecimientos de hostelería y restauración.

Poradmin

Certamen Funermostra 2021

El recinto que cada dos años acoge el certamen Funermostra (salón que tendrá lugar entre los días 19 y 24 de mayo de 2021) , Feria Valencia, está implantando un estricto Protocolo de Seguridad que recoge todas las medidas y protocolos sanitarios, higiénicos y de seguridad que se desarrollarán en las próximas ferias, eventos y congresos. El protocolo se ciñe al marco normativo impuesto por la OMS y el Gobierno de España y ha tenido en cuenta el trabajo desarrollado conjuntamente con la Asociación de Ferias Españolas (AFE) y la Unión de Ferias Internacionales (UFI). El objetivo es garantizar a trabajadores, proveedores, expositores y visitantes que Feria Valencia es un espacio completamente seguro frente al Covid-19.

De forma genérica, Feria Valencia está potenciando la desinfección de todas las superficies de contacto en un proceso continuo de limpieza general de sus instalaciones. Además, se ha implantado un sistema de renovación del aire a través de los sistemas de ventilación y se pondrán en marcha diversos sistemas específicos de desinfección para grandes espacios.

Al llegar a la feria, el visitante deberá pasar un control de temperatura y tendrá a su disposición mascarillas y gel hidroalcohólico en cada una de las puertas de acceso. Además, se eliminarán las colas de acceso mediante la ampliación de los distintos foros y entradas, sin menoscabo de la obligatoriedad de mantener la distancia social.

Dentro de los pabellones se dimensionarán las zonas de exposición para rebajar la concentración de stands y visitantes y se ampliarán lo suficiente los pasillos para reducir la densidad de visitantes. Feria Valencia dispone de hasta siete foros y puertas de acceso y más de 250.000 m2 de superficie expositiva que pueden ser utilizados para potenciar la dispersión de visitantes.

En el caso de eventos, congresos o actos paralelos, el protocolo establece también un control de aforo en cada una de las salas así como la limpieza completa de las mismas después de su uso. Los asistentes podrán, asimismo, seguir los actos a través de medios telemáticos y con posibilidad de interacción.

Otra de las medidas más destacadas será la apuesta por una completa digitalización en la relación de Feria Valencia tanto con sus expositores como con sus visitantes. Así, para evitar riesgos de transmisión se eliminará el soporte papel para la información de planos, guías de visitantes, listado de expositores, avisos de actos paralelos o agenda de eventos. Todo ello se centralizará  en una App Oficial que ya está en marcha y a través de la cual el visitante y expositor podrá tener en su mano y con un solo ‘click’ toda la información.

Además, Feria Valencia va a potenciar la rotulación de todos sus espacios, así como la señalética para que el recorrido a través del recinto sea fácil, cómodo y seguro. Los certámenes también digitalizarán sus conferencias, eventos o presentaciones con el fin de que puedan ser seguidas a través de medios telemáticos.

El protocolo también establece los pasos a seguir en la hipotética detección de algún caso de Covid-19. Así se ha establecido un procedimiento de aislamiento de casos sospechosos y el refuerzo del servicio médico ya existente permanentemente en las instalaciones de Feria Valencia.

Feria Valencia ha habilitado en su página web un microsite específico en el que se recogen todas las medidas y protocolos de seguridad e higiene que está implantando la institución y sus productos feriales y de eventos.

Poradmin

El INE pone en marcha una operación experimental para la estimación semanal de defunciones durante el COVID19

Atendiendo a su compromiso social para ofrecer información que pueda ser relevante para los ciudadanos en el contexto de la pandemia de la COVID-19, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha puesto en marcha esta semana una operación experimental dedicada a la estimación semanal del número de defunciones por provincias e islas.

El INE aborda este proyecto con datos actualizados recibidos desde los Registros Civiles combinados con información histórica de la Estadística de Defunciones, con el fin de estimar las defunciones ocurridas durante el brote de COVID-19.

El objeto es el estudio de las defunciones semanales ocurridas durante 2020 y su comparación con los datos históricos desde el año 2000, lo que permite interpretarlos con una perspectiva histórica necesaria, dada la variabilidad que presentan las defunciones a lo largo del tiempo.

Así, en el proyecto convivirán tres tipos de datos:

  • los definitivos (defunciones de 2000 a 2018)
  • los provisionales (inicialmente, todos los de 2019)
  • los estimados (desde 2020).

Dado que estos datos reflejan la mortalidad sin distinguir causas, no se puede medir de forma exacta el impacto de la pandemia, pero sí se observa un considerable aumento en el número de defunciones en España. Así, durante las 21 primeras semanas de 2020 (hasta el 24 de mayo) se han observado 225.930 fallecimientos, con un aumento del 24,1% (43.945 más) respecto al mismo periodo de 2019.

La semana con mayor número de defunciones fue la 14 (que comprende del 30 de marzo al 5 de abril) con 20.575 personas fallecidas, un 154,6% más que en la misma semana de 2019.

Por su parte, durante las semanas 12 a 16 (desde el 16 de marzo al 19 de abril) el incremento de defunciones fue siempre superior al 50%.

En la semana 21, última estudiada, el número de defunciones se estima en 7.470 personas, cifra similar a la de la misma semana de 2019, cuando hubo 7.429 fallecimientos.

Por edades, los mayores aumentos acumulados de defunciones en las primeras 21 semanas se dan entre los mayores de 90 años (con 12.824 fallecimientos más, un 27,2% más que en el mismo periodo de 2019) y en los del grupo de edad de 85 a 89 años (con un aumento de 10.006 fallecimientos, un 25,0% más).

Por su parte, en las edades inferiores a 54 años apenas hay diferencias respecto a las defunciones registradas en las mismas semanas del año 2019.

Por comunidades autónomas, los mayores aumentos de defunciones en las 21 primeras semanas del año se dan en Comunidad de Madrid (72,7%), Castilla-La Mancha (58,0%) y Cataluña (41,0%). Por el contrario, los menores incrementos se observan en Illes Balears (0,5%) y Región de Murcia (1,1%). Todo concuerda.

Poradmin

Luto oficial por las víctimas del coronavirus

Desde las 00:00 horas de este miércoles, 27 de mayo, se han iniciado 10 días de luto oficial en memoria de las víctimas por el Covid-19 y en señal de duelo, a propuesta del Presidente del Gobierno y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión de ayer, 26 de mayo.

Durante este periodo, que finalizará a las 00.00 h del día 6 de junio, la bandera nacional ondeará a media asta en el exterior, y con un crespón en la moharra del mástil en el interior, en todos los edificios públicos y buques de la Armada.

Tal y como recoge el Real Decreto 538/2020, de 26 de mayo, publicado en el Boletín Oficial del Estado, la declaración del luto oficial viene motivada por la necesidad de “expresar el respeto a las generaciones mayores que, después de trabajar durante años difíciles por nuestro progreso, se han visto especialmente afectadas por la pandemia, y porque es proporcionado expresar el convencimiento de que la valoración de los cuidados en las decisiones públicas es la apuesta más fecunda por el futuro”.  Esta iniciativa, recoge el texto, también se lleva a cabo “porque es bueno que la sociedad que trabaja junta por el bien común pueda manifestar también junta su dolor, porque es digno consolidar los vínculos sociales con un duelo colectivo y unitario en recuerdo de todas las víctimas provocadas por la violencia, el terror, las catástrofes o la enfermedad, porque es justo homenajear a los compatriotas que han sacrificado sus vidas en el cumplimiento del deber ante una amenaza insólita contra la salud y el bienestar de la Nación.”

Consultar Real Decreto 538/2020, de 26 de mayo, por el que se declara luto oficial por los fallecidos como consecuencia de la pandemia COVID-19 publicada en el BOE de 27 de mayo de 2020

Poradmin

El COVID-19 incrementa un 183% las cifras habituales del seguro de decesos

La pandemia surgida por el nuevo coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté haciendo frente a una gran acumulación de siniestros. 

Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. En este sentido, en los últimos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos, según publica Nius Diario en un artículo en el que se hace eco de las declaraciones de Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA. “Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. 

Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo del sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Artículo completo publicado en Nius Diario

La presidenta de las aseguradoras: “Hay que poner sobre la mesa las coberturas de las pandemias”

Jamás imaginó, en toda su vida trabajando en el sector asegurador, que fuera a vivir algo como lo causado por el COVID. “Tengo experiencia en gestión de catástrofes, y he estado en muchas reuniones técnicas en las que hemos hablado de pandemias. Es un reto plantear la cobertura de un riesgo de muy baja frecuencia que cuando aparece causa muchísimos daños. Siempre creí que era un elemento a estudiar, pero no que lo viviría”.

Quien lo dice es Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, la asociación empresarial del seguro en España que abarca a más de 200 compañías. Un sector señalado, desde el principio de la crisis, como uno de los que resultaría más afectado.

“Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo de los sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Actualmente este tipo de coberturas ante pandemias, explica, existen para casos muy concretos, se ofrecen en muy pocas ocasiones y tienen un precio muy elevado. “Por eso, aunque se ofrezca, en muchos casos no se contrata”.  Es lo que sucedió con el Mobile World Congress, cuya celebración tuvo que ser cancelada a mediados de febrero ante los riesgos que suponía ya el avance del coronavirus.PUBLICIDAD

“Es muy difícil someter al tratamiento estadístico eventos que tienen periodos de recurrencia de 100 años. Hay un debate internacional, también en la Comisión Europea, para ver si se pueden buscar fórmulas que establezcan alguna garantía para fenómenos de esta naturaleza para el futuro”.

Los efectos de la crisis del COVID 

El coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté teniendo que hacer frente a una gran acumulación de ‘siniestros’ en las últimas semanas. Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. Y en estos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos.

“Tampoco se ha aplicado la exclusión en los seguros de salud y desde el minuto uno el seguro privado atendió plenamente a sus asociados enfermos de COVID”. Todo esto, explica González, ha generado un incremento de los costes de asistencia, que serán más elevados a partir de ahora por las medidas de seguridad reforzada que hay que implantar para acudir al médico. 

Con todo, estos no son los únicos negocios del sector que han resultado afectados por la pandemia. “Los seguros de viajes han sufrido un gran impacto por las anulaciones, repatriaciones o retornos, y ahora se encuentran con una facturación nula. También los seguros de créditos, que cubren el crédito comercial entre empresarios cuando se hacen ventas a plazos. Con el volumen de impagados e insolvencias que se van a producir se va a generar una enorme presión en estas coberturas” avanza la presidenta. 

Y prevé, además, que la evolución económica y la renta de las familias marcará el destino de las compañías en el futuro. “El verdadero impacto se verá a comienzos del próximo año cuando se produzca la renovación de las pólizas”. 

Seguro solidario para los sanitarios

A González de Frutos se le alegra la voz cuando explica la inciativa que ha puesto en marcha el sector asegurador para apoyar a los héroes de la crisis del coronavirus: los sanitarios. “Era el momento de devolver a la sociedad algo de lo que recibimos de ella. Pensamos que había que hacer un esfuerzo por reconocer el esfuerzo que han realizado y el cuidado que nos siguen prestando a los ciudadanos”. 

Más de un centenar de compañías han participado en la creción de un seguro gratuito que cubre a 700.000 personas del ámbito sanitario que trabajan en hospitales públicos, privados y en residencias de mayores. El capital en caso de fallecimiento es de 30.000 euros, y un subsidio de 100 euros diarios por cada día de hospitalización para quienes hayan enfermado por el COVID.

El fondo constituido alcanza los 38 millones de euros y si no se agota con las indemnizaciones será donado para financiar proyectos de investigación de este virus. 

Apoyo a las empresas tras la pandemia

“En un momento como el actual hay que agotar hasta el último supiro la posibilidad de ayudar a las empresas, porque ayudándolas estamos ayudando al empleo y a las familias”, dice Pilar Gónzalez de Frutos, que también es vicepresidenta de la CEOE, sobre las medidas puestas en marcha para reducir el impacto de la crisis. 

Unas medidas, como los ERTE, que pueden acabar afectadas por el gran lio políico de la semana: el acuerdo del Gobierno con Bildu para derogar la la reforma laboral sin consultar con los agentes sociales. La organización empresarial ha abandonado las conversaciones que mantenía para alargarlos con sindicatos y el Ejecutivo, al que acusa de dinamitar el diálogo social y poner en riesgo miles de empleos. 

“Cualquier asunto que afecta a las relaciones entre los trabajadores y las empresas debe pasar por una negociación entre los representantes de estas dos partes. Lamentablemente, la reciente intervención de los partidos ha reventado este diálogo social“, señala González. 

La prioridad ahora, dice, es crear empleo y anunciar una derogación de la reforma laboral no ayuda. “El objetivo del país es atraer inversión, tanto nacional como extranjera, y para eso es fundamental la seguridad jurídica”.

Poradmin

¿Cómo serán los velatorios y entierros en la fase 1?

Podrán acoger a un máximo de 15 personas y deberán respetarse las distancias de seguridad en todo momento.

En los momentos más duros de la pandemia, cuando la letalidad del coronavirus alcanzó su mayor pico, el Gobierno redactó unas normas muy estrictas para evitar los contagios en las despedidas de los familiares fallecidos. Desde el 30 de marzo, sólo tres personas podían acompañar al féretro en el momento del entierro o en el crematorio. Los velatorios, funerales o actos civiles de despedida quedaban prohibidos. Pero a partir del lunes 18 de mayo, Málaga iniciará la fase 1 de la desescalada lo que traerá una relajación de las prohibiciones. Aun así, seguirán estando prohibidas las despedidas masivas para evitar la propagación del virus. Sólo 15 personas podrán reunirse al aire libre.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge las nuevas normas para los velatorios y entierros. Podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo en cada momento de quince personas en espacios al aire libre o diez personas en espacios cerrados, sean o no convivientes. «La participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de quince personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto», precisa el BOE

La norma recuerda que, en todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención de la Covid-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria

Poradmin

La OMS ofrece orientación técnica relacionada con el Covid-19 para profesionales funerarios

La Junta de la FIAT-IFTA recomienda visitar regularmente el sitio web de la Organización Mundial de la Salud, en el que se proporciona orientación técnica esencial sobre diferentes aspectos relacionados con el Covid-19 para todos los profesionales involucrados en la atención médica y en los servicios funerarios como sus derechos y responsabilidades; las consideraciones clave para la seguridad y salud en el trabajo; pautas para la prevención de infecciones y evaluación del riesgo de exposición; higiene y uso de equipos de protección personal; consejos sobre el uso de mascarillas o la gestión de los residuos.

Coronavirus disease (COVID-19) outbreak: rights,roles and responsibilities of health workers, including key considerations for occupational safety and health

Infection prevention and control during health care when novel coronavirus (nCoV) infection is suspected

Health workers exposure risk assessment and management in the context of COVID-19 virus

Rational use of personal protective equipment for coronavirus disease (COVID-19)

Toda la información en el siguiente enlaces:
https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical-guidance/health-workers

Poradmin

Diferencias entre funeral, tanatorio y velatorio

Si alguna vez has asistido a una funeraria en Málaga, te habrás dado cuenta de la cantidad de términos que se utilizan, muchos de ellos confundidos por regla general. En este post trataremos de aclarar algunas dudas, que seguro te has planteado alguna vez.

El funeral

Un funeral se puede definir como el conjunto de ceremonias cuyo fin es despedir al difunto, todas previas a su entierro. Lógicamente estas ceremonias dependen de muchos factores; creencias religiosas, creencias personales, posición social, posición económica, etc..

Además depende de si el fallecido es una persona famosa o anónima. Si es una persona anónima, las ceremonias son más íntimas, solo entre los allegados. Pero por el contrario, si la persona fallecida es una persona pública, se suelen realizar ceremonias multitudinarias a puertas abierta, denominadas funerales de estado. Como hemos comentado, este tipo de ceremonias son públicas y cuentan con la visita de muchas personalidades públicas cercanas al difunto.

El Tanatorio

El tanatorio es un edificio en sí. Es el establecimiento en el que se realizan los servicios funerarios necesarios para la exposición del fallecido, previo a la celebración del sepelio (acción de inhumar o enterrar ). El propósito del tanatorio es acompañar a la familia y velar por el cuerpo en este duro momento.

Los tanatorios reúnen normalmente muchas dependencias tales como zonas de preparación, cámaras, túmulos (habitación refrigerada conectada con la sala de velatorio), etc. Por lo general, suelen ofrecer servicios variados para la comodidad de los familiares y acompañantes, como la venta de féretros, urnas, flores, etc.

Una curiosidad es que en nuestro país, este tipo de edificios no existían hasta 1970. Hasta la década de los 70 las familias velaban siempre a sus difuntos en sus propios hogares. El problema era la incomodidad por falta de espacio y la higiene, ya que el proceso de descomposición natural del fallecido podía ser un grave problema y provocar enfermedades entre los asistentes.

El velatorio

El velatorio sin embargo, hace referencia específicamente a una de las salas del tanatorio. La sala en la que se vela al difunto. Son salas que actualmente cuentan con todas las medidas de seguridad y de higiene necesarias, con el fin de proteger a los asistentes.

Poradmin

Los velatorios podrán celebrarse con un máximo de 15 asistentes

El Boletín Oficial del Estado publicaba ayer la Orden SND/386/2020, de 3 de mayo, por la que se flexibilizan determinadas restricciones sociales. Entre ellas, destacan los velatorios, los cuales estarán autorizados en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo de quince personas en espacios al aire libre y diez personas en espacios cerrados. Hasta el momento, el ámbito de aplicación de esta orden espara las islas de Formentera, la Gomera, el Hierro y la Graciosa, que ya se encuentran en la fase 1 de la desescalada de restricciones. Se prevé que esta medida se aplique al resto de áreas, una vez alcancen el nuevo estadio. 

La participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de quince personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, del ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

En todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria.

Acceso al BOE – 3 de mayo de 2020

Poradmin

“Tres familiares en un velatorio son muy pocos, es algo muy duro”

“Tres familiares en un velatorio son muy pocos, es algo muy duro” (Antonio García-Aliende, presidente de la Asociación Provincial de Pompas Fúnebres de Ourense)

El diario La Región publicaba el pasado 3 de mayo un entrevista a Antonio García-Aliende, presidente de la Asociación Provincial de Pompas Fúnebres de Ourense, en la que habla sobre la situación que viven las empresas funerarias y sus profesionales desde el pasado 14 de marzo, momento en que se decretó el estado de alarma en nuestro país.

García-Aliende afirma que nunca se había dado una situación así. Además, en su opinión, las restricciones para velar un cadáver pueden ser excesivas y muy duras para los familiares. “Hay un criterio en el ambiente funerario que es que la despedida del ser querido es necesaria”, asegura. “Te da la sensación de que falta algo en el servicio que estás prestando. La persona que pierde a un ser querido merece el mejor trato posible, te da la sensación de que no te comportas como es debido. Duele.”

La labor de acompañamiento de los profesionales de servicios funerarios ha pasado del papel secundario al principal desde el 14 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma. La pandemia del coronavirus deja en la retina del sector imágenes muy dolorosas de fallecidos que reciben sepultura sin funeral y sin familiares presentes en el entierro. Las restricciones a tres personas para velar un cadáver y a cero si el fallecimiento es por coronavirus (las víctimas van directamente al panteón) han trastocado la rutina de estos profesionales en una tierra donde el culto a la muerte es sagrado.

El presidente de la Asociación provincial de Pompas Fúnebres, Antonio García-Aliende, ya habla de consecuencias psicológicas para un sector que ronda el centenar de empresas en la provincia, mayormente familiares. Ourense es de los territorios españoles con más funerarias. Pero antes, la reivindicación. Los funerarios piden que los tanatorios para velar a los muertos abran ya, limitando el aforo y con medidas de seguridad. El plan de desescalada contempla que, al igual que las iglesias, abran a partir del 11 de mayo.