El COVID-19 incrementa un 183% las cifras habituales del seguro de decesos

Poradmin

El COVID-19 incrementa un 183% las cifras habituales del seguro de decesos

La pandemia surgida por el nuevo coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté haciendo frente a una gran acumulación de siniestros. 

Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. En este sentido, en los últimos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos, según publica Nius Diario en un artículo en el que se hace eco de las declaraciones de Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA. “Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. 

Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo del sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Artículo completo publicado en Nius Diario

La presidenta de las aseguradoras: “Hay que poner sobre la mesa las coberturas de las pandemias”

Jamás imaginó, en toda su vida trabajando en el sector asegurador, que fuera a vivir algo como lo causado por el COVID. “Tengo experiencia en gestión de catástrofes, y he estado en muchas reuniones técnicas en las que hemos hablado de pandemias. Es un reto plantear la cobertura de un riesgo de muy baja frecuencia que cuando aparece causa muchísimos daños. Siempre creí que era un elemento a estudiar, pero no que lo viviría”.

Quien lo dice es Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, la asociación empresarial del seguro en España que abarca a más de 200 compañías. Un sector señalado, desde el principio de la crisis, como uno de los que resultaría más afectado.

“Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo de los sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Actualmente este tipo de coberturas ante pandemias, explica, existen para casos muy concretos, se ofrecen en muy pocas ocasiones y tienen un precio muy elevado. “Por eso, aunque se ofrezca, en muchos casos no se contrata”.  Es lo que sucedió con el Mobile World Congress, cuya celebración tuvo que ser cancelada a mediados de febrero ante los riesgos que suponía ya el avance del coronavirus.PUBLICIDAD

“Es muy difícil someter al tratamiento estadístico eventos que tienen periodos de recurrencia de 100 años. Hay un debate internacional, también en la Comisión Europea, para ver si se pueden buscar fórmulas que establezcan alguna garantía para fenómenos de esta naturaleza para el futuro”.

Los efectos de la crisis del COVID 

El coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté teniendo que hacer frente a una gran acumulación de ‘siniestros’ en las últimas semanas. Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. Y en estos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos.

“Tampoco se ha aplicado la exclusión en los seguros de salud y desde el minuto uno el seguro privado atendió plenamente a sus asociados enfermos de COVID”. Todo esto, explica González, ha generado un incremento de los costes de asistencia, que serán más elevados a partir de ahora por las medidas de seguridad reforzada que hay que implantar para acudir al médico. 

Con todo, estos no son los únicos negocios del sector que han resultado afectados por la pandemia. “Los seguros de viajes han sufrido un gran impacto por las anulaciones, repatriaciones o retornos, y ahora se encuentran con una facturación nula. También los seguros de créditos, que cubren el crédito comercial entre empresarios cuando se hacen ventas a plazos. Con el volumen de impagados e insolvencias que se van a producir se va a generar una enorme presión en estas coberturas” avanza la presidenta. 

Y prevé, además, que la evolución económica y la renta de las familias marcará el destino de las compañías en el futuro. “El verdadero impacto se verá a comienzos del próximo año cuando se produzca la renovación de las pólizas”. 

Seguro solidario para los sanitarios

A González de Frutos se le alegra la voz cuando explica la inciativa que ha puesto en marcha el sector asegurador para apoyar a los héroes de la crisis del coronavirus: los sanitarios. “Era el momento de devolver a la sociedad algo de lo que recibimos de ella. Pensamos que había que hacer un esfuerzo por reconocer el esfuerzo que han realizado y el cuidado que nos siguen prestando a los ciudadanos”. 

Más de un centenar de compañías han participado en la creción de un seguro gratuito que cubre a 700.000 personas del ámbito sanitario que trabajan en hospitales públicos, privados y en residencias de mayores. El capital en caso de fallecimiento es de 30.000 euros, y un subsidio de 100 euros diarios por cada día de hospitalización para quienes hayan enfermado por el COVID.

El fondo constituido alcanza los 38 millones de euros y si no se agota con las indemnizaciones será donado para financiar proyectos de investigación de este virus. 

Apoyo a las empresas tras la pandemia

“En un momento como el actual hay que agotar hasta el último supiro la posibilidad de ayudar a las empresas, porque ayudándolas estamos ayudando al empleo y a las familias”, dice Pilar Gónzalez de Frutos, que también es vicepresidenta de la CEOE, sobre las medidas puestas en marcha para reducir el impacto de la crisis. 

Unas medidas, como los ERTE, que pueden acabar afectadas por el gran lio políico de la semana: el acuerdo del Gobierno con Bildu para derogar la la reforma laboral sin consultar con los agentes sociales. La organización empresarial ha abandonado las conversaciones que mantenía para alargarlos con sindicatos y el Ejecutivo, al que acusa de dinamitar el diálogo social y poner en riesgo miles de empleos. 

“Cualquier asunto que afecta a las relaciones entre los trabajadores y las empresas debe pasar por una negociación entre los representantes de estas dos partes. Lamentablemente, la reciente intervención de los partidos ha reventado este diálogo social“, señala González. 

La prioridad ahora, dice, es crear empleo y anunciar una derogación de la reforma laboral no ayuda. “El objetivo del país es atraer inversión, tanto nacional como extranjera, y para eso es fundamental la seguridad jurídica”.

Sobre el autor

admin administrator

Debes haber iniciado sesión para publicar un comentario.