Cómo afrontan las funerarias la crisis del coronavirus en la Costa del Sol

Cómo afrontan las funerarias la crisis del coronavirus en la Costa del Sol

La crisis sanitaria causada por el virus COVID-19 está generando escenarios inéditos en todos los aspectos del día a día. Las instrucciones de confinamiento, la situación de cierre de algunas empresas y las asistencias sanitarias están viviendo una situación que nunca antes se ha conocido.

Lamentablemente, el elevado número de fallecimientos también ha hecho ques los servicios funerarios tengan que afrontar la crisis aunando esfuerzos y elevando sus protocolos de seguridad para garantizar una despedida digna y respetuosa a los seres queridos sin poner en riesgo la salud de trabajadores y familiares.

Hay zonas del país donde estos servicios están enfrentándose a un escenario especialmente delicado. Es el caso de ciudades de la costa del sol, lugares donde viven de manera habitual personas de toda Europa que deciden invertir sus años de jubilación en una zona de playa y buenas temperaturas. “El perfil de estos jubilados es uno de los que se encuentran más en riesgo ante el coronavirus”, explican los gestores de una funeraria en Málaga, “de modo que cuando alguno de estos ciudadanos extranjeros lamentablemente fallece, el protocolo de trabajo se complica, porque en muchas ocasiones sus familiares desean que el cuerpo regrese a su lugar de origen”.

Sensibilizados con la situación

No obstante, y pese a las dificultades y el estrés causado por la situación, los profesionales de los servicios funerarios hacen todos lo posible por responder a las necesidades de los familiares y cumplir las últimas voluntades de los fallecidos: “Hacemos todo lo que está en nuestra mano para que, dentro de lo que este escenario permite, lograr que los familiares puedan pasar el duelo del mejor modo posible”, añaden desde una empresa funeraria en Marbella, una de las ciudades más afectadas por esta situación.

Soportar el duelo por la muerte de un ser querido no es fácil, pero la situación es ahora todavía más complicada por la imposibilidad de velar su cuerpo o celebrar una ceremonia de entierro con toda la familia. Este es un hecho que los servicios funerarios tienen muy en cuenta y por eso, pese a estar desbordados en zonas como la costa del sol, sus profesionales hacen un esfuerzo extra por mantener la mejor disposición para los afectados, que tienen en estos trabajadores unas manos dispuestas para todo lo que puedan necesitar.

“Sabemos de la responsabilidad que las familias dejan en nuestras manos y, todavía más en estos tiempos, ponemos el 120 % para ayudar a que este trago sea lo menos doloroso posible”, coinciden en afirmar los responsables de las funerarias de Málaga y Marbella.

Sobre el autor

admin administrator

Debes haber iniciado sesión para publicar un comentario.