Archivo anual 2020

El COVID-19 incrementa un 183% las cifras habituales del seguro de decesos

La pandemia surgida por el nuevo coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté haciendo frente a una gran acumulación de siniestros. 

Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. En este sentido, en los últimos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos, según publica Nius Diario en un artículo en el que se hace eco de las declaraciones de Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA. “Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. 

Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo del sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Artículo completo publicado en Nius Diario

La presidenta de las aseguradoras: “Hay que poner sobre la mesa las coberturas de las pandemias”

Jamás imaginó, en toda su vida trabajando en el sector asegurador, que fuera a vivir algo como lo causado por el COVID. “Tengo experiencia en gestión de catástrofes, y he estado en muchas reuniones técnicas en las que hemos hablado de pandemias. Es un reto plantear la cobertura de un riesgo de muy baja frecuencia que cuando aparece causa muchísimos daños. Siempre creí que era un elemento a estudiar, pero no que lo viviría”.

Quien lo dice es Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, la asociación empresarial del seguro en España que abarca a más de 200 compañías. Un sector señalado, desde el principio de la crisis, como uno de los que resultaría más afectado.

“Hay que poner sobre la mesa la cobertura de las pandemias y buscar soluciones para el futuro. Es algo francamente difícil por no decir imposible salvo que se cuente con soluciones de colaboraciones público-privadas. Una cobertura ilimitada supera cualquier posibilidad financiera, no solo de los sector privado asegurador sino a veces también del sector público”, reflexiona González.

Actualmente este tipo de coberturas ante pandemias, explica, existen para casos muy concretos, se ofrecen en muy pocas ocasiones y tienen un precio muy elevado. “Por eso, aunque se ofrezca, en muchos casos no se contrata”.  Es lo que sucedió con el Mobile World Congress, cuya celebración tuvo que ser cancelada a mediados de febrero ante los riesgos que suponía ya el avance del coronavirus.PUBLICIDAD

“Es muy difícil someter al tratamiento estadístico eventos que tienen periodos de recurrencia de 100 años. Hay un debate internacional, también en la Comisión Europea, para ver si se pueden buscar fórmulas que establezcan alguna garantía para fenómenos de esta naturaleza para el futuro”.

Los efectos de la crisis del COVID 

El coronavirus ha provocado que el sector asegurador esté teniendo que hacer frente a una gran acumulación de ‘siniestros’ en las últimas semanas. Las compañías han dado cobertura a los fallecimientos por la enfermedad, aun cuando la pandemia fuera un riesgo excluido de los contratos. Y en estos meses se ha producido un 183% de incremento sobre las cifras habituales en el ámbito del seguro de decesos.

“Tampoco se ha aplicado la exclusión en los seguros de salud y desde el minuto uno el seguro privado atendió plenamente a sus asociados enfermos de COVID”. Todo esto, explica González, ha generado un incremento de los costes de asistencia, que serán más elevados a partir de ahora por las medidas de seguridad reforzada que hay que implantar para acudir al médico. 

Con todo, estos no son los únicos negocios del sector que han resultado afectados por la pandemia. “Los seguros de viajes han sufrido un gran impacto por las anulaciones, repatriaciones o retornos, y ahora se encuentran con una facturación nula. También los seguros de créditos, que cubren el crédito comercial entre empresarios cuando se hacen ventas a plazos. Con el volumen de impagados e insolvencias que se van a producir se va a generar una enorme presión en estas coberturas” avanza la presidenta. 

Y prevé, además, que la evolución económica y la renta de las familias marcará el destino de las compañías en el futuro. “El verdadero impacto se verá a comienzos del próximo año cuando se produzca la renovación de las pólizas”. 

Seguro solidario para los sanitarios

A González de Frutos se le alegra la voz cuando explica la inciativa que ha puesto en marcha el sector asegurador para apoyar a los héroes de la crisis del coronavirus: los sanitarios. “Era el momento de devolver a la sociedad algo de lo que recibimos de ella. Pensamos que había que hacer un esfuerzo por reconocer el esfuerzo que han realizado y el cuidado que nos siguen prestando a los ciudadanos”. 

Más de un centenar de compañías han participado en la creción de un seguro gratuito que cubre a 700.000 personas del ámbito sanitario que trabajan en hospitales públicos, privados y en residencias de mayores. El capital en caso de fallecimiento es de 30.000 euros, y un subsidio de 100 euros diarios por cada día de hospitalización para quienes hayan enfermado por el COVID.

El fondo constituido alcanza los 38 millones de euros y si no se agota con las indemnizaciones será donado para financiar proyectos de investigación de este virus. 

Apoyo a las empresas tras la pandemia

“En un momento como el actual hay que agotar hasta el último supiro la posibilidad de ayudar a las empresas, porque ayudándolas estamos ayudando al empleo y a las familias”, dice Pilar Gónzalez de Frutos, que también es vicepresidenta de la CEOE, sobre las medidas puestas en marcha para reducir el impacto de la crisis. 

Unas medidas, como los ERTE, que pueden acabar afectadas por el gran lio políico de la semana: el acuerdo del Gobierno con Bildu para derogar la la reforma laboral sin consultar con los agentes sociales. La organización empresarial ha abandonado las conversaciones que mantenía para alargarlos con sindicatos y el Ejecutivo, al que acusa de dinamitar el diálogo social y poner en riesgo miles de empleos. 

“Cualquier asunto que afecta a las relaciones entre los trabajadores y las empresas debe pasar por una negociación entre los representantes de estas dos partes. Lamentablemente, la reciente intervención de los partidos ha reventado este diálogo social“, señala González. 

La prioridad ahora, dice, es crear empleo y anunciar una derogación de la reforma laboral no ayuda. “El objetivo del país es atraer inversión, tanto nacional como extranjera, y para eso es fundamental la seguridad jurídica”.

¿Cómo serán los velatorios y entierros en la fase 1?

Podrán acoger a un máximo de 15 personas y deberán respetarse las distancias de seguridad en todo momento.

En los momentos más duros de la pandemia, cuando la letalidad del coronavirus alcanzó su mayor pico, el Gobierno redactó unas normas muy estrictas para evitar los contagios en las despedidas de los familiares fallecidos. Desde el 30 de marzo, sólo tres personas podían acompañar al féretro en el momento del entierro o en el crematorio. Los velatorios, funerales o actos civiles de despedida quedaban prohibidos. Pero a partir del lunes 18 de mayo, Málaga iniciará la fase 1 de la desescalada lo que traerá una relajación de las prohibiciones. Aun así, seguirán estando prohibidas las despedidas masivas para evitar la propagación del virus. Sólo 15 personas podrán reunirse al aire libre.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge las nuevas normas para los velatorios y entierros. Podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo en cada momento de quince personas en espacios al aire libre o diez personas en espacios cerrados, sean o no convivientes. «La participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de quince personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto», precisa el BOE

La norma recuerda que, en todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención de la Covid-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria

La OMS ofrece orientación técnica relacionada con el Covid-19 para profesionales funerarios

La Junta de la FIAT-IFTA recomienda visitar regularmente el sitio web de la Organización Mundial de la Salud, en el que se proporciona orientación técnica esencial sobre diferentes aspectos relacionados con el Covid-19 para todos los profesionales involucrados en la atención médica y en los servicios funerarios como sus derechos y responsabilidades; las consideraciones clave para la seguridad y salud en el trabajo; pautas para la prevención de infecciones y evaluación del riesgo de exposición; higiene y uso de equipos de protección personal; consejos sobre el uso de mascarillas o la gestión de los residuos.

Coronavirus disease (COVID-19) outbreak: rights,roles and responsibilities of health workers, including key considerations for occupational safety and health

Infection prevention and control during health care when novel coronavirus (nCoV) infection is suspected

Health workers exposure risk assessment and management in the context of COVID-19 virus

Rational use of personal protective equipment for coronavirus disease (COVID-19)

Toda la información en el siguiente enlaces:
https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical-guidance/health-workers

Diferencias entre funeral, tanatorio y velatorio

Si alguna vez has asistido a una funeraria en Málaga, te habrás dado cuenta de la cantidad de términos que se utilizan, muchos de ellos confundidos por regla general. En este post trataremos de aclarar algunas dudas, que seguro te has planteado alguna vez.

El funeral

Un funeral se puede definir como el conjunto de ceremonias cuyo fin es despedir al difunto, todas previas a su entierro. Lógicamente estas ceremonias dependen de muchos factores; creencias religiosas, creencias personales, posición social, posición económica, etc..

Además depende de si el fallecido es una persona famosa o anónima. Si es una persona anónima, las ceremonias son más íntimas, solo entre los allegados. Pero por el contrario, si la persona fallecida es una persona pública, se suelen realizar ceremonias multitudinarias a puertas abierta, denominadas funerales de estado. Como hemos comentado, este tipo de ceremonias son públicas y cuentan con la visita de muchas personalidades públicas cercanas al difunto.

El Tanatorio

El tanatorio es un edificio en sí. Es el establecimiento en el que se realizan los servicios funerarios necesarios para la exposición del fallecido, previo a la celebración del sepelio (acción de inhumar o enterrar ). El propósito del tanatorio es acompañar a la familia y velar por el cuerpo en este duro momento.

Los tanatorios reúnen normalmente muchas dependencias tales como zonas de preparación, cámaras, túmulos (habitación refrigerada conectada con la sala de velatorio), etc. Por lo general, suelen ofrecer servicios variados para la comodidad de los familiares y acompañantes, como la venta de féretros, urnas, flores, etc.

Una curiosidad es que en nuestro país, este tipo de edificios no existían hasta 1970. Hasta la década de los 70 las familias velaban siempre a sus difuntos en sus propios hogares. El problema era la incomodidad por falta de espacio y la higiene, ya que el proceso de descomposición natural del fallecido podía ser un grave problema y provocar enfermedades entre los asistentes.

El velatorio

El velatorio sin embargo, hace referencia específicamente a una de las salas del tanatorio. La sala en la que se vela al difunto. Son salas que actualmente cuentan con todas las medidas de seguridad y de higiene necesarias, con el fin de proteger a los asistentes.

Los velatorios podrán celebrarse con un máximo de 15 asistentes

El Boletín Oficial del Estado publicaba ayer la Orden SND/386/2020, de 3 de mayo, por la que se flexibilizan determinadas restricciones sociales. Entre ellas, destacan los velatorios, los cuales estarán autorizados en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo de quince personas en espacios al aire libre y diez personas en espacios cerrados. Hasta el momento, el ámbito de aplicación de esta orden espara las islas de Formentera, la Gomera, el Hierro y la Graciosa, que ya se encuentran en la fase 1 de la desescalada de restricciones. Se prevé que esta medida se aplique al resto de áreas, una vez alcancen el nuevo estadio. 

La participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de quince personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, del ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto.

En todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria.

Acceso al BOE – 3 de mayo de 2020

“Tres familiares en un velatorio son muy pocos, es algo muy duro”

“Tres familiares en un velatorio son muy pocos, es algo muy duro” (Antonio García-Aliende, presidente de la Asociación Provincial de Pompas Fúnebres de Ourense)

El diario La Región publicaba el pasado 3 de mayo un entrevista a Antonio García-Aliende, presidente de la Asociación Provincial de Pompas Fúnebres de Ourense, en la que habla sobre la situación que viven las empresas funerarias y sus profesionales desde el pasado 14 de marzo, momento en que se decretó el estado de alarma en nuestro país.

García-Aliende afirma que nunca se había dado una situación así. Además, en su opinión, las restricciones para velar un cadáver pueden ser excesivas y muy duras para los familiares. “Hay un criterio en el ambiente funerario que es que la despedida del ser querido es necesaria”, asegura. “Te da la sensación de que falta algo en el servicio que estás prestando. La persona que pierde a un ser querido merece el mejor trato posible, te da la sensación de que no te comportas como es debido. Duele.”

La labor de acompañamiento de los profesionales de servicios funerarios ha pasado del papel secundario al principal desde el 14 de marzo, cuando entró en vigor el estado de alarma. La pandemia del coronavirus deja en la retina del sector imágenes muy dolorosas de fallecidos que reciben sepultura sin funeral y sin familiares presentes en el entierro. Las restricciones a tres personas para velar un cadáver y a cero si el fallecimiento es por coronavirus (las víctimas van directamente al panteón) han trastocado la rutina de estos profesionales en una tierra donde el culto a la muerte es sagrado.

El presidente de la Asociación provincial de Pompas Fúnebres, Antonio García-Aliende, ya habla de consecuencias psicológicas para un sector que ronda el centenar de empresas en la provincia, mayormente familiares. Ourense es de los territorios españoles con más funerarias. Pero antes, la reivindicación. Los funerarios piden que los tanatorios para velar a los muertos abran ya, limitando el aforo y con medidas de seguridad. El plan de desescalada contempla que, al igual que las iglesias, abran a partir del 11 de mayo. 

Guías de ayuda al duelo de la Sanidad Pública

La Secretaría General de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública del Ministerio de Sanidad ha elaborado unas guías que tienen como objetivo ofrecer pautas para afrontar el duelo por la pérdida de una persona debido al coronavirus. 

Una de ellas, bajo el título ‘Acompañar en el duelo’, da algunas ideas de cómo demostrar a un familiar o amigo que ha sufrido el fallecimiento de un ser querido que estamos a su lado para apoyarlo. “En estos momentos, puedes tener algún familiar, amigo/a o ser querido que se encuentre en una situación de duelo por la pérdida de una persona debido al coronavirus. Es posible que no sepas qué decir o qué hacer, pero puedes demostrar lo mucho que te importa su sufrimiento y que estás dispuesto a acompañarlo en ese proceso”, explican desde el Ministerio de Sanidad.

Por otra parte, en la infografía ‘Afronta el duelo en tiempo de coronavirus’, se recogen sentimientos que expresan las familias que están viviendo estas pérdidas y se sugieren algunas acciones que intentan orientar para poder acompañar a la persona a sobrellevar esta situación de duelo.

La pérdida de seres queridos por el Covid-19 supone un impacto para todos los familiares, incluidos los más pequeños de la casa. La situación que estamos viviendo hace que podamos tener dificultades para ayudarles a enfrentar estas pérdidas. “Cada miembro de la familia atravesará su propio duelo, pero es importante no dejar a los niños y niñas fuera, sino hacerles partícipes del proceso. Aunque resulte doloroso y difícil es necesario comunicar al menor la noticia lo antes posible”, afirman representantes de Sanidad.

Aunque la manera de entender la muerte variará según la edad que tengan, sus vivencias y su personalidad, hay algunas cuestiones comunes que puedes tener en cuenta para ayudarles a afrontar la pérdida del familiar y que se detallan en la guía ‘Acompañar a niños y niñas en el duelo por la muerte de un ser querido, por Covid-19’.

Cómo afrontan las funerarias la crisis del coronavirus en la Costa del Sol

La crisis sanitaria causada por el virus COVID-19 está generando escenarios inéditos en todos los aspectos del día a día. Las instrucciones de confinamiento, la situación de cierre de algunas empresas y las asistencias sanitarias están viviendo una situación que nunca antes se ha conocido.

Lamentablemente, el elevado número de fallecimientos también ha hecho ques los servicios funerarios tengan que afrontar la crisis aunando esfuerzos y elevando sus protocolos de seguridad para garantizar una despedida digna y respetuosa a los seres queridos sin poner en riesgo la salud de trabajadores y familiares.

Hay zonas del país donde estos servicios están enfrentándose a un escenario especialmente delicado. Es el caso de ciudades de la costa del sol, lugares donde viven de manera habitual personas de toda Europa que deciden invertir sus años de jubilación en una zona de playa y buenas temperaturas. “El perfil de estos jubilados es uno de los que se encuentran más en riesgo ante el coronavirus”, explican los gestores de una funeraria en Málaga, “de modo que cuando alguno de estos ciudadanos extranjeros lamentablemente fallece, el protocolo de trabajo se complica, porque en muchas ocasiones sus familiares desean que el cuerpo regrese a su lugar de origen”.

Sensibilizados con la situación

No obstante, y pese a las dificultades y el estrés causado por la situación, los profesionales de los servicios funerarios hacen todos lo posible por responder a las necesidades de los familiares y cumplir las últimas voluntades de los fallecidos: “Hacemos todo lo que está en nuestra mano para que, dentro de lo que este escenario permite, lograr que los familiares puedan pasar el duelo del mejor modo posible”, añaden desde una empresa funeraria en Marbella, una de las ciudades más afectadas por esta situación.

Soportar el duelo por la muerte de un ser querido no es fácil, pero la situación es ahora todavía más complicada por la imposibilidad de velar su cuerpo o celebrar una ceremonia de entierro con toda la familia. Este es un hecho que los servicios funerarios tienen muy en cuenta y por eso, pese a estar desbordados en zonas como la costa del sol, sus profesionales hacen un esfuerzo extra por mantener la mejor disposición para los afectados, que tienen en estos trabajadores unas manos dispuestas para todo lo que puedan necesitar.

“Sabemos de la responsabilidad que las familias dejan en nuestras manos y, todavía más en estos tiempos, ponemos el 120 % para ayudar a que este trago sea lo menos doloroso posible”, coinciden en afirmar los responsables de las funerarias de Málaga y Marbella.

Medidas a seguir en funerales durante la crisis por COVID-19

El Ministerio de Sanidad ha lanzado una serie de resoluciones de obligado cumplimiento, para todas las empresas de servicios Servicios Funerarios.

Fallecidos positivos en COVID-19

Los familiares que hayan estado en contacto con la persona fallecida diagnosticada de infección por COVID-19 y que presenten síntomas evidentes de infección respiratoria compatible con coronavirus, permanecerán en aislamiento domiciliario y no podrán asistir al duelo ni al funeral del ser querido.

Por su parte, las personas que hayan estado en contacto del fallecido, pero que no presenten síntomas de infección pueden asistir al duelo, pero con los métodos de protección básicos: guantes y mascarillas quirúrgicas.

Fallecimiento por otras causas

En el caso de fallecimientos por causas distintas a un cuadro de infección por coronavirus, no asistirán al funeral las personas que presenten síntomas respiratorios de cualquier clase, al igual que en el caso anterior. De cualquier forma, es obligatorio lavarse las manos con líquido desinfectante con alcohol previamente al acceso a las instalaciones, así como antes y después de usar el libro de pésame y las instalaciones. También se recomiendan medidas de protección básicas como en el caso anterior.

Evitar besos y abrazos

Es una dura medida, pero el contagio de este virus es por vía aérea y por el contacto físico. Así pues, en la sala velatorio y en las estancias comunes se evitará la confluencia de más de diez personas a la vez y se respetará una distancia mínima de dos metros entre ellas.

También debe evitarse las condolencias a familiares a través de abrazos, besos o estrechamiento de manos. Es una medida dolorosa, pero necesaria.

Medidas para los tanatorios y velatorios

Los velatorios y tanatorios que ofrecen servicios funerarios, deben poner a disposición de los clientes una solución alcohólica desinfectante (hidrogel), así como toallas desechables en los aseos públicos de las instalaciones y un libro destinado a la expresión por escrito del pésame.

En cuanto a los servicios religiosos, los familiares de la persona fallecida deben valorar la opción de retrasar las misas y actos de culto a fechas posteriores, en que se haya superado el riesgo de transmisión de la infección por COVID-19 o al menos haya disminuido esta posibilidad, aunque hay que esperar unos meses.

Si el tanatorio dispone de salas para la realización de ceremonias y los familiares deciden realizarlas de todas formas, se deben extremar las medidas de precaución, teniendo en cuenta las medidas de distanciamiento a metros, evitar dar la paz, lavarse las manos frecuentemente, usar mascarillas en la medida de lo posible y no formar filas de pésame.

Fuensol Servicios Funerarios de Málaga es una empresa funeraria con gran trayectoria y profesionalidad, que ofrece servicios funerarios en todas las localidades de la Costa del Sol malagueña, desde su funeraria en Marbella (sede principal), funeraria en Fuengirola y funeraria en Málaga capital, además del resto de municipios de Málaga.

Trámites de repatriación de un ser querido

La muerte puede llegar en el momento menos pensado, este es uno de los aspectos de la vida que no se puede planificar; en la actualidad, la facilidad para viajar y el intercambio comercial de las empresas a nivel mundial permiten que la movilización internacional sea un aspecto que forma parte de la cotidianidad, por esto las eventualidades por factores accidentales, causas climáticas, enfermedades inesperadas o de otros factores que puedan ser causantes de muerte sean más frecuentes de lo que se puede pensar.

Por lo que en función de cómo suceda y de dónde se presente, se debe seguir con una serie de trámites para la repatriación de nuestros familiares o seres queridos, que por lo general consisten en:

  • Comunicarse con los organismos policiales: Los agentes de seguridad son quienes se encargarán de emitir los documentos de legalidad sobre el motivo o causa de la muerte, en el caso de haber sido bajo condiciones en las que se sospeche de violencia, darán inicio al proceso de investigación; en este caso, los trámites los va a determinar el ente encargado en función de la gravedad del asunto.
  • Solicitar el certificado de defunción: al igual que en el lugar de origen o residencia, el encargado de llenar el formulario que dará certificación de la defunción va a ser el médico que examine y verifique el deceso de la persona.
  • Comunicarse con una funeraria local: Al verificar que todo está en orden con el cuerpo del difunto, se debe contactar con una funeraria que preste el respectivo servicio de preparación del cuerpo y conservación por el tiempo en que va a durar el proceso legalización de documentos para la repatriación, que por lo general es de cuatro días como mínimo.
  • Comunicarse con el consulado del país de origen para solicitar los permisos correspondientes: Se debe dirigir una carta al consulado para solicitar la autorización del traslado y entrada del cadáver al país, a la que se debe anexar los documentos comprobatorios de la identidad y certificado de defunción del país en el que se produjo la muerte y del país de origen, junto con el certificado de tanatopraxia realizado. Este trámite de repatriación tiene un costo aproximado que va entre los 6.000 € y 10.000 €; hay casos, en los que el difunto en vida ha contratado con su aseguradora este servicio, así que los gastos pueden estar cubiertos.
  • Contratar un servicio de embalaje y carga: Este se debe solicitar para el traslado de los restos, si se va a trasladar el cadáver en urna o si se va a transportar las cenizas, en ambos casos el servicio debe constatar la seguridad y manejo de los restos.
  • Avisar a la funeraria local el retiro y depósito de los restos: El traslado lo debe hacer una empresa funeraria, así que, al llegar al lugar de origen, esta debe estar a la espera de los restos del difunto.

Las empresas funerarias de España, en general, ofrecen el asesoramiento correspondiente pues en la actualidad este tipo de casos pasa de ser una eventualidad a ser un evento común, así que Fuensol, su funeraria en Málaga de confianza, está igual de capacitada que las de Madrid o Barcelona para prestar asistencia a los familiares.