Archivo mensual noviembre 2019

Documentación necesaria tras el fallecimiento de un ser querido

El fallecimiento de un ser querido es uno de los momentos más complicados de la vida, en el que se experimenta una serie de sensaciones y sentimientos inexplicables; para unas personas, puede que sea menos complicado que para otras desde la evaluación de diversas perspectivas y en función de lo que haya llevado a que el deceso sucediera, el duelo comienza en el mismo momento en el que se conoce la noticia de que la persona falleció, y en medio de esta conmoción hay que tener claro que se debe comenzar inmediatamente con los trámites de registro de defunción.

Es común que los familiares desconozcan la serie de requisitos con los que se debe cumplir para poder llevar a cabo el entierro o incineración y lo primero que se debe tener a mano es el documento de identidad original de la persona que falleció y el de la persona que se va a encargar de hacer todo el proceso pues son varios los pasos a seguir y no en todos los casos es igual, hay una serie de variables que van a conducir la búsqueda de todos los documentos, estos son:

  • Certificación de defunción: si el fallecimiento se da en un hospital, el médico encargado es quien va a llenar el formulario donde se detallan todos los datos del suceso. En el caso de ocurrir en el hogar o en algún otro sitio, se debe llamar a la aseguradora o a una funeraria para que haga la constancia del deceso y evalúe las condiciones en las que ocurrió, por esto lo ideal es no movilizar mucho al fallecido. Se recomienda escanear o fotocopiar este documento y tener impresas varias copias para evitar inconvenientes.
  • Inscripción del fallecimiento en el Registro: Durante las primeras 24 horas se debe ir al Registro civil más cercano al lugar del fallecimiento con el certificado de defunción. Se recomienda hacer la solicitud de un mínimo de cuatro copias originales, pues este documento puede llegar a ser requeridos en original con tiempos límites para proceder con otros posibles trámites, así se evita hacer esta solicitud varias veces.
  • Licencia para el entierro o incineración: Es el Registro Civil el que va a consignar este documento luego de la inscripción del fallecimiento, esto lo entregan un día después de haber hecho el registro, sin este documento, no se puede enterrar o incinerar al difunto, es por esto que los trámites se deben comenzar a los pocos minutos del momento del deceso.

Estos tres requisitos son los más inmediatos e imprescindibles, pues sin ellos el tiempo del entierro o incineración se verán afectados. Los servicios funerarios en la actualidad cuentan con la atención necesaria para orientar a los clientes, pues es común que no se tenga conocimiento de la importancia de los trámites para poder enterrar o incinerar a los familiares o seres queridos.

La industria funeraria en Málaga cuenta con un horario de 24 horas del día los 7 días de la semana en capital y en provincia, con servicios que ofrecen el velatorio, la inhumación, las incineraciones, las arcas, la floristería, las esquelas, los recordatorios, los coches de acompañamiento, las lápidas, los traslados nacionales e internacionales, las recepciones, el esparcimiento y custodia de cenizas y el servicio de música entre otras opciones para cubrir las expectativas que cada familia pueda demandar durante el tiempo de espera en que estos trámites se llevan a cabo.

Estas gestiones no terminan con el entierro, luego se debe proceder con:

  • Certificado de últimas voluntades.
  • Certificado de seguros.
  • Declaración de herederos o testamento.
  • Pago de impuestos.
  • Cambio de titularidad de los bienes.

Hay casos en que estos últimos documentos han sido adelantados por el difunto antes de su deceso, por esto es tan importante estar informado para facilitar el proceso de duelo a nuestros familiares y para evitar inconvenientes en la búsqueda de los documentos.

¿Dónde se hace y cuánto cuesta un testamento?

El testamento es uno de los documentos más esenciales tras la muerte de un ser querido en tanto que en él se expresa la voluntad del fallecido. Este documento se va a poder hacer a desde los catorce años.

¿Donde se hace un testamento?

Sencillamente va a bastar con asistir a un notario con tu documento de identidad (documento de identidad) a fin de que este testamento sea abierto o bien cerrado (los que más garantías ofrecen).

La intervención del notario es esencial puesto que garantiza que se cumplan todas y cada una de las formalidades legales y asimismo es el que se hace cargo de preservarlo, dándole una copia al testador.

¿Qué coste tiene hacer testamento?

Hacer un testamento no es costoso. En verdad, con relación a el resto de documentos jurídicos este sería de los más económicos. El costo medio de un testamento acostumbra a rondar los treinta y cinco – ochenta euros en dependencia de la provincia y del profesional.

Géneros de testamento

Testamento hológrafo
El testamento hológrafo es aquel que se escribe a mano con letra clara y en un formato limpio. Solo va a tener valía si ha sido escrito a mano. En el caso de tener tachones o bien correcciones este no va a ser válido. Además de esto. este testamento no ofrece todas y cada una de las garantías.

Testamento cerrado
El testamento cerrado se entrega de manera directa en una apreciaría en un sobre absolutamente cerrado y con el testamento en su interior. El notario al que se le entrega el sobre va a levantar acta para confirmar que ha sido entregado y más tarde esta va a ser firmada por él mismo y por nosotros en calidad de testadores.

Testamento abierto
Este testamento es afín al precedente solo que en un caso así el notario si va a ver el texto redactado. Este testamento es el que más garantías ofrece. En todo instante, sobra decir que el notario sostendrá el secreto y la confidencialidad de tal documento. Además de esto, el notario va a ser quien se ocupe de archivar el testamento en el Registro de Últimas Voluntades.

Preguntas usuales

¿Qué se precisa para hacer testamento?
Para hacer un testamento va a bastar con ir a un notario con tu documento de identidad (documento nacional de identidad) y explicarle al notario como se quiere repartir el patrimonio. Este acto no requerirá de más intervinientes como testigos.

¿Qué contiene un testamento?
Un testamento señala los recursos que se heredarán y por quien va a ser heredados. Esto último no es totalmente obligatorio en tanto que tras el fallecimiento, los herederos van a ser los que van a deber hacer un inventario de recursos y deudas del fallecido fallecido (en el caso de que se haya producción una defunción) para repartir dichos recursos.

Si el testador (persona que deja en donación sus recursos) desea dejar a una persona específica un bien específicamente esto se va a llamar legado. Además de esto, en los testamentos asimismo se puede apuntar que personas deseamos que sean los tutores legales de los hijos en el caso de fallecimiento.

¿Se puede abandonar a la herencia?
Sí. Si bien para esto va a haber que hacerlo a través de una renuncia en escritura pública.

¿Quién paga los impuestos y cuánto se paga por heredar?
Solo van a pagar impuestos aquellas personas que vean aumentado su patrimonio al percibir dicha herencia. No obstante, estos impuestos difieren dependiendo de la comunidad autónoma. De todas y cada una formas, el valor de los impuestos va a depender de:

  • El valor de los recursos recibidos.
  • El parentesco con el fallecido.
  • El patrimonio anterior del que hereda.


¿Qué sucede si no se hace testamento?
Si no existe testamento, va a ser la ley quien determine los herederos dependiendo del orden del parentesco. De todas y cada una maneras, por norma general este orden acostumbra a ser:

  • La herencia se divide por igual entre sus hijos. Si no tuviese hijos, la herencia se dividiría entre sus hermanos por igual.
  • Al cónyuge le toca el usufructo de 1/3 de la herencia, aparte de la propiedad de la mitad del valor de los recursos que sean gananciales.

En caso de que el fallecido no tuviese hijos:

  • Primero heredarían sus progenitores. Si no hubiese progenitores vivos, mas sí abuelos o bien ascendentes más lejanos, les correspondería a ellos. El viudo recibiría el usufructo de la mitad de la herencia.
  • Si no viven sus progenitores ni tiene otros ascendentes, el viudo va a ser el único heredero.
  • Si no tuviese ni progenitores ni cónyuge en el instante del fallecimiento, heredarían, por este orden: sus hermanos, los hijos de estos y a falta de estos, sus tíos, primos y demás familiares colaterales conforme el orden establecido en el Código Civil.
  • Solo si no tuviera ninguno de los familiares previamente convocados sería el estado quien heredara todo.