Archivo mensual abril 2019

Lo que tienes que saber si precisas contratar una funeraria

Contratar servicios funerarios es uno de los trámites más duros a los que puede enfrentarse una persona. A ello, a veces, se aúna la falta de conocimiento de los derechos y las posibilidades por la parte de quien debe encargarse de solventar el tema cuando muere un ser querido. Tanto si el fallecido contaba con un seguro de decesos tal y como si no, estas son ciertas cuestiones que es conveniente conocer para hacer la mejor elección.

Si ya se tiene contratado ese seguro, lo más frecuente es que los familiares llamen a la empresa de seguros a fin de que esta gestione todo lo preciso para el velatorio y el sepelio.

En general, estas empresas acostumbran a sostener convenios con diferentes compañías funerarias en toda la provincia de Málaga, funerarias en Fuengirola o Mijas, funerarias en Benalmádena, funerarias en Torremolinos, etc… con lo que van a ofrecer a su cliente del servicio la posibilidad de contratar los servicios de un determinado tanatorio.

No obstante, realmente pocas personas saben que las empresas de seguros jamás pueden imponer una alternativa determinada: el usuario siempre y en toda circunstancia está en su derecho a seleccionar la funeraria que más se ajuste a sus necesidades, bien por proximidad, por costo (en todas y cada una se puede pedir un presupuesto sin compromiso alguno) o bien por los servicios que ofrezca.

Por este motivo, si el cliente del servicio quiere contratar una funeraria determinada, siempre y en toda circunstancia puede apuntar a su empresa de seguros que se ponga en contacto con aquella empresa que quiere que le preste el servicio.

Otra opción, llegado el instante, es ponerse en contacto con la funeraria a fin de que sea su equipo quien llame a la aseguradora y realice todos y cada uno de los trámites. La mayor parte de las compañías funerarias ofrecen la administración integral de todos y cada uno de los servicios precisos (salas de velorio, flores, ‘catering’, administración del entierro y de las liturgias de despedida, traslados, entierro, cremación, etc.), con lo que, si los allegados ya tienen claro, llegado el instante, qué funeraria desean contratar, solo van a deber llamar y su personal se ocupará de todo, incluyendo las gestiones con la empresa aseguradora.

El costo que ofrezcan las funerarias va a ser exactamente el mismo, tanto si hay un seguro de decesos tal y como si no, con lo que la administración directa por la parte de las compañías que van a prestar el servicio no va a suponer ningún costo auxiliar para la familia.

Por contra, si no se cuenta con un seguro de decesos, lo más conveniente es contactar de manera directa con múltiples compañías funerarias que, a priori, puedan ‘encajar’ por su proximidad o bien servicios para equiparar presupuestos sin compromiso alguno.